Escribe Álvaro Peña Suárez

Mi papá fue alguien que admiré no solo por ser un padre mega dedicado a sus hijos, sino también por ser un profesional de primer nivel. Más allá de eso, era un humano, con sus aciertos y errores, pero algo que caracterizaba a Augusto Peña Vargas era su sencillez de la vida.

La última generación fue lanzada en 2009.

Bueno, si a mi me preguntan cuál es mi auto favorito siempre responderé que un Dodge D-400 porque es el micro que me lleva de mi casa a mi instituto de mecánica automotriz. Cuando yo preguntaba a mi papá cuál era su auto favorito, siempre me respondía lo mismo de siempre: un Volkswagen Gol.

Mi madre y mi padre junto al que pudo haber sido el VW GOL.

De hecho, mi padre y mi madre estuvieron a punto de adquirir un Gol Sedán (Voyage en algunos mercados), sin embargo por una necesidad de más espcio y motor, se decantaron en aquel entonces por un Nissan Sentra B16. No obstante, el Gol siempre estuvo en el corazón de mi viejo.

No es para menos, el Gol fue uno de los autos más exitosos de Latinoamérica. Si bien no tenía la última tecnología (literalmente motor 1.600 aspirado de origen Audi de 1997, el mismo año de nacimiento que su servidor), sí que destacaba por su fiabilidad y facilidad de manejo.

El Gol GTI.

Incluso en 1989 recibió una variante deportiva llamada GTi con motor 2.0 litros proveniente del Santana. Mi versión favorita es la familiar llamada «Parati».

El Gol se dejó de producir el año pasado, esto por no poder cumplir la normativa de seguridad. Sin embargo, según medios especializados como Motor1 Argentina habrá un sucesor con el mismo nombre pero con base Skoda.

Un evento que asístí con mi padre.

Aprovechamos esta nota especial para hacer homenaje a mi padre Augusto Peña Vargas (1965-2021), quien fue periodista, radialista, comunicólogo y sobre todo, un gran papá. También felicitamos a todos los padres que se sacrifican día a día. ¡Feliz día!


Video recomendado:

1 COMENTARIO

Comments are closed.