Escribe Álex García C./La Paz

En la conducción a alta velocidad, diversos factores influyen en la seguridad y estabilidad del vehículo, más allá del estado de las carreteras o las condiciones de las llantas. Estos fenómenos pueden afectar el equilibrio del automóvil y aumentar el riesgo de accidentes si no se manejan con precaución.


Haz click en la imagen para agendar una asesoría de MOTORES BOLIVIANOS


Sobreviraje y subviraje

El sobreviraje ocurre al tomar una curva a cierta velocidad, donde las llantas traseras pierden tracción y derrapan mientras las delanteras mantienen el agarre. Este fenómeno es más común en vehículos de tracción trasera, donde el tren posterior recibe la potencia del motor.

Por otro lado, el subviraje es lo opuesto al sobreviraje. En este caso, son las llantas delanteras las que pierden tracción al girar en una curva, lo que ocasiona que el vehículo no responda adecuadamente a la dirección. Este efecto es más frecuente en vehículos de tracción delantera.

Para evitar estos efectos, es recomendable reducir la velocidad al ingresar a una curva, mantener la calma y aplicar el freno de manera progresiva. También es útil alternar el uso del acelerador y el volante para controlar la tracción del vehículo.

Aquapaning

El aquaplaning se produce en carreteras mojadas cuando el agua se acumula debajo de las llantas, provocando la pérdida de agarre con el asfalto. Este fenómeno suele ocurrir a altas velocidades. Para prevenirlo, se aconseja reducir la velocidad y mantener una distancia segura con otros vehículos.

Disminución del campo de visión

A medida que aumenta la velocidad, el campo de visión del conductor se reduce, lo que puede dificultar la percepción de objetos o personas en los alrededores. Este fenómeno se conoce como efecto túnel y puede aumentar el riesgo de accidentes.

En esta temporada de lluvias, es importante comprender estos efectos y tomar medidas para evitarlos, garantizando así un viaje seguro para todos los ocupantes del vehículo.


Video recomendado: